Errores comunes en la venta de inmuebles

La situación del mercado inmobiliario continúa su lenta recuperación tras varios años de crisis. Pese a ello, todavía sigue siendo complicado vender en buenas condiciones un bien inmobiliario. Por ello, es imprescindible seguir una serie de consejos y, sobre todo, evitar una serie de errores que pueden alargar innecesariamente el tiempo en que se logre la venta e incluso pueden obligarnos a rebajar en exceso el precio para lograr la venta.

Errores que debemos evitar:

1. No se está preparado para vender

Hay propietarios que se sienten muy vinculados emocionalmente a una vivienda y en su fuero interno se resisten a desprenderse de ella. Por ello , todas las ofertas les parecen bajas por lo que rechazan una tras otra, aunque el precio se ajuste al mercado. Los vendedores deben desprenderse de sus emociones, pensar sólo en el precio que vale su inmueble y aceptar la oferta que más se ajuste a sus intereses.

2. Poner un precio muy alto

Hoy en día, los compradores son muy exigentes. Saben lo que quieren, conocen el mercado y se informan convenientemente sobre el valor real de una vivienda atendiendo a su ubicación, su estado, etc. Por tanto, poner un precio demasiado elevado esperando que las negociaciones permita ganar más dinero suele ser contraproducente. El inmueble estará mucho tiempo en el mercado y algunos posibles compradores se irán buscando otros que se ajusten mejor a sus condiciones.

3. No tomar en serio la primera oferta

Cualquier oferta debe ser analizada concienzudamente. Muchas veces, el primer interesado es el que más desea comprar el piso. Y si su oferta no convence, hay que sentarse a negociar. No hay razón para aceptar cualquier oferta, pero no hay que negarse a negociar. El comprador lo negocia todo y el precio lo dicta el mercado. Esperar a mejores ofertas que no sabemos si van a llegar sólo sirve para retrasar la venta y, a veces, para obligarnos a bajar el precio inicial.

4. No darle suficiente visibilidad

La mayoría de los compradores invierte mucho tiempo en buscar en internet el inmueble que están buscando. Por eso hay que dar a nuestro inmueble la máxima visibilidad posible en internet para que llegue al mayor número de potenciales compradores. Pero no hay que descuidar otras opciones ya que no son excluyentes entre si. Y si se puede recurrir a los amigos para que hagan correr la voz, también es una buena alternativa a considerar. Además, se debe estar siempre dispuesto  a enseñarlo a posibles compradores.

5. No dar importancia a las fotos

La publicidad  en los portales especializados en internet es idónea para que un posible comprador se interese por la vivienda que se quiere vender. La mejor manera de captar su atención es acompañando el anuncio de algunas fotos. Pero, si no queremos que pierdan interés, las fotos deben dar una muy buena imagen del inmueble. Por ello, cuando hacemos las fotos hay que vigilar elementos como la luz, escoger los mejores ángulos, mostrar un inmueble limpio y ordenado. Hay que hacer varias fotos de cada estancia y luego escoger la que mejor haya salido.

6. Creer que se puede hacer todo sin ayuda

Vender un inmueble suele llevar mucho tiempo y mucho esfuerzo. Si no se puede dedicar el esfuerzo necesario, lo mejor es recurrir a los profesionales que conocen bien el mercado y sus misterios. En  G&S Servicios Inmobiliarios ofrecemos el asesoramiento profesional y personalizado necesario para vender o alquilar un inmueble en las mejores condiciones y en el menor tiempo posible.

7. Exagerar las virtudes del inmueble

Exagerar las características del inmueble suele ser contraproducente. El comprador puede sentirse engañado y considerar que está perdiendo el tiempo ya que no tardará en darse cuenta que lo anunciado no se ajusta a la realidad y puede rechazar cualquier negociación.

8. No arreglar lo que esté en mal estado

Hay que presentar la vivienda en el mejor estado posible. No es necesario hacer una reforma en profundidad ya que puede no gustarle al posible comprador y acabar por frustrar la venta. Pero no se deben dejar pequeños desperfectos sin arreglar ya que los compradores no quieren hacerse cargo de los pequeños pero molestos desperfectos, a menos que quieran llevar a cabo una gran reforma. Muchas veces, el comprador intenta detectar pequeños desperfectos para negociar a la baja.

9. Decoración muy personal o recargada

Casi todos los compradores quieren imaginarse cómo será su nuevo predio, si acaban por comprarlo. Para ello, lo mejor es dejarlo con una mínima decoración, sin paredes recargadas, con un estilo sencillo y despersonalizado. Es lo que se llama home staging, una técnica de marketing que busca ofrecer orden, limpieza y sensación de amplitud en base a destacar los puntos fuertes de la vivienda minimizando los defectos.

10. No fijarse en el mercado

Para poner a la venta un inmueble en las mejores condiciones posibles, hay que conocer el mercado. Hay que saber qué precio tienen los inmuebles de características similares al que se quiere vender, cuánto se está pagando en la misma zona. Salirse del precio de mercado suele tener consecuencias no deseadas ya que los posibles compradores siempre compararán con otros inmuebles parecidos.